Instalaciones

 

En primer lugar es esencial que la ubicación, disposición, diseño y dotación de las dependencias, instalaciones y equipos del establecimiento sean acordes con las actividades alimentarias que se realizan.

A continuación, se debe asegurar un correcto funcionamiento y mantenimiento de todos los elementos indicados para que las distintas actividades y procesos se desarrollen de una manera adecuada y prevenir que con su deterioro o mal funcionamiento originen peligros sobre los alimentos.

Los objetivos son:

  1. Poder trabajar según lo previsto, sobre todo en las etapas decisivas.
  2. Facilitar, en su caso, los procedimientos de limpieza y desinfección.
  3. Evitar la contaminación de los alimentos por causas diversas.

Los aspectos que deben tenerse en cuenta en el plan de mantenimiento son: